Entérate de todo lo que tienes que saber acerca de anillos de compromisos. Cada mujer tiene un estilo propio, descubre cuál es el tuyo. 

Toda novia sueña con lucir un anillo de compromiso adaptado a su gusto. Sin embargo, existen varios puntos que se deben tomar en cuenta antes de pedir la mano de tu novia. Como por ejemplo: el tamaño, el diseño y el material.

¿Por qué es importante el anillo de compromiso?

Desde la antigüedad se conoce que el dedo anular o dedo del anillo está conectado al corazón por medio de una vena. Los egipcios creían que esto era una señal de una unión irrompible y que los sentimientos no podían escapar por la punta de los dedos.

Por otra parte, en simbología, el aro viene a representar lo eterno debido a que su forma es continua. Si a esto se le agrega alguna piedra preciosa, son símbolo de fortaleza y pureza debido a que no se rompen fácilmente.

Tipos de anillos de compromiso

Actualmente existen diferentes tipos de anillos de compromisos; es ideal que los conozcas para saber exactamente cual les va a ti y a tu pareja. Esto tomando en consideración lo que se mencionó con anterioridad.

  •  Anillo solitario: el más conocido y clásico.  A este anillo puedes colocar un toque personal
  •  Media alianza: Este tipo de anillo lleva incrustado diamantes en la mitad del cuerpo del anillo.
  • Anillo de corte princesa: es una variación del anillo clásico. Las novias prefieren este modelo debido a que permite una forma cuadrada para incluir un diamante.
  • Anillo halo: este lleva diamantes adicionales a su alrededor. Además, la piedra del centro del anillo más grande está rodeada por pequeños diamantes.

El incruste del anillo también es importante

No solo hay que preocuparse por el tipo de anillo; sino que también se debe elegir el incruste que se adecúe a la forma y tamaño del diamante. Estos son los que más demanda tienen:

  • Incruste en garras: el más utilizado, ya que deja ver muy de cerca la piedra. Dependiendo del tamaño de la piedra, se usan incrustes de cerca  de 4 a 8 garras.
  • Bisel: este se presenta con un borde de metal delgado que rodea la piedra preciosa, para mantenerla bien sujeta.
  • Tensión: este incruste hace que el diamante se vea en el aire. Estos son unos surcos de metal que ejercen presión sobre los diamantes y los mantienen seguros.

Ver catálogo de anillos